Google+ Followers

sábado, 31 de agosto de 2013

0 ¿Coincidencia?



Anoche acabé de escribir a la madrugada, me acosté a las dos y media de la mañana. Hoy me he levantado ilusionada con este proyecto. Y cuando abrí Feisbuc porque no sabía cómo entrar al blog (bastante me costó encontrar dónde volver a escribir, no lo creáis), vi esto publicado por mi hermano. Lo comparto porque es exactamente lo que os quería deciros a todas. 




Cuando te despiertas al poder que tienes, comienzas a flexionar los músculos de tu coraje. Luego puedes soñar con valentía, dejar atrás las creencias que te limitaban y superar tus temores.
Así permitirás que surja un sueño verdaderamente original, que germina en tu alma y dé frutos en tu vida. 

1 Hoy he trotado cien metros.

Este blog propone un proceso de cambio paulatino. Si es tu primera vez, lee esta entrada y luego sigue la cronología. Las entradas correlativas irán dando pistas para conseguir el objetivo que nos proponemos: liberarnos de una vez por todas de la necesidad irracional de comer que nos lleva a tener un cuerpo que no nos proporciona la felicidad que nos merecemos. 

Hola, chicas,

Hoy es mi primer día de blog, así que no os sorprendáis ante el título de esta entrada, ya que no me conocéis lo bastante como para daros cuenta de que cien metros de trote para mí es como una maratón para otra gente.

Llevo treinta kilos de exceso de peso y un montón de años a mis espaldas. Un alto porcentaje de esos años ha sido de parálisis. No, no os asustéis; la parálisis no ha sido una enfermedad física, aunque la verdad que hubiese sido una buena excusa para haber ido creciendo de tamaño con constancia año tras año impunemente desde... bueno, desde siempre.