Google+ Followers

miércoles, 11 de septiembre de 2013

7 ¡Viva la rabia!


Este blog propone un proceso de cambio paulatino. Si es tu primera vez, lee la entrada del 31/8 y luego sigue la cronología. Las entradas correlativas irán dando pistas para conseguir el objetivo que nos proponemos: liberarnos de una vez por todas de la necesidad irracional de comer que nos lleva a tener un cuerpo que no nos proporciona la felicidad que nos merecemos. 

Ese no soy yo


“¿Qué dice esta mujer? ¡Eso no tiene nada que ver conmigo! ¡Ese no soy yo! Yo soy una persona activa, siempre ocupada, jamás estoy “plof” como dice Mary”, te dices, yendo de aquí para allá por casa haciendo cosas, en constante movimiento. Y cada vez que pasas por la cocina te metes algo en la boca. Generalmente es comida que viene por unidades. ¡Qué peligro son las aceitunas, las papas fritas, las almendras, las uvas, las pipas, los bombones! Quien sea capaz de comer solamente dos y parar, que levante la mano.
Recuerdo una vez que estábamos en un grupo y un amig@, que todos sabíamos que pasaba un momento difícil en su vida, comía cacahuetes.
-¿Qué tal, cómo va todo?
-Bieeeen –los cacahuetes volaban del bowl a su boca-. Bieeen –y los cacahuetes iban a velocidad de metralleta: ¡Rat tat tat tat tat!
Estaba clarísimo que no estaba bien en absoluto y con la comida conseguía tranquilizarse.