Google+ Followers

lunes, 23 de septiembre de 2013

9 Con la mente de mi parte

Este blog propone un proceso de cambio paulatino. Si es tu primera vez, lee la entrada del 31/8 y luego sigue la cronología. Las entradas correlativas irán dando pistas para conseguir el objetivo que nos proponemos: liberarnos de una vez por todas de la necesidad irracional de comer que nos lleva a tener un cuerpo que no nos proporciona la felicidad que nos merecemos. 


¡Desde luego que tiene sentido hacerlo!


Da la sensación de que con todos los acontecimientos que nos rodean en el mundo, no resulta del todo serio ocupar nuestro tiempo en hacer este ejercicio sencillo que puede de una vez por todas cambiar nuestra forma de relacionarnos con nuestras emociones a través de la comida. Sin embargo, quienes os sentís identificados conmigo, sabéis de buena tinta que esa tontería de dejarnos dominar por la urgencia de recurrir a la comida, la bebida, el cigarrillo u otras substancias para ahogar la pena, el miedo, la soledad o la sensación negativa de nuestra elección, verdadera impulsora del ocholoco, resulta destructiva en otros ámbitos de nuestra vida.