Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta amor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amor. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de noviembre de 2013

16 Aceptar los cambios

¡Importante! Aunque leas una sola página, pincha a la derecha para acceder a la primera entrada del 31 de agosto y sigue la numeración en orden. 

Tengo que haceros una confesión: hace dos meses, cuando comencé el blog, estaba en casa de mi hija mayor, feliz, rodeada de amor y de apoyo; cerca de un niño de dos años que es una maravilla y que te da amor incondicional todo el tiempo, el mejor amor del mundo. Al volver a casa llegaron mis hermanos, que no sólo me mimaron y estuvieron conmigo para hacer filosofía de cocina, charlar, disfrutar de la comida y paseos, viajar y reírnos, sino que pusieron en condiciones la casa, porque ella estaba constantemente haciendo cosas, ordenando y ocupándose de la lavadora y él hizo todos esos arreglitos que  son tonterías y, salvo que llames a www.maridodealquiler.es, se van acumulando porque no sabes cómo solucionarlos tú, ya que además de salirte por un ojo de la cara, te sientes un poco boba llamando a un electricista y que luego te toquen el timbre y aparezca un muchachote con un carrito lleno de herramientas y cables de colores para renovar todo el cableado de la casa, cuando lo que necesitas es que te cambien un enchufe que tiene entrada para pata finita y necesitas uno para pata gorda. 
Pero ya se ha acabado el verano, ha comenzado el viento y la lluvia, han terminado las visitas, se ha cambiado la hora y oscurece más pronto y aquí estoy, nuevamente sola con el gato, las plantas y las lombrices, que he tenido que sacar del balcón de la cocina porque las moscas de la fruta me habían invadido y me estaban volviendo loca. ¡Qué peligro! ¡Cuánta necesidad de seguridad / variedad; amor y conexión/ reconocimiento! ¡Cuán fácil resultaría utilizar la comida para llenar ese vacío!